Preparar la receta

Antes de escribir la receta de la salsa al pesto, me gustaría compartir con vosotros alguna información interesante sobre su origen.

Receta salsa pesto
Receta salsa pesto

Realmente, se desconoce el origen exacto de la receta de la salsa de pesto. Hay quien dice que procede de una antigua salsa de la época de los romanos, llamada “moretum”. Esta salsa era una pasta verde compuesta de queso, hierbas y ajo… Aunque la historia que más me convence es la de que los antiguos pescadores de Génova, usaban una salsa conocida con el nombre de “agliata”, para conservar los alimentos en sus largos viajes. Esta salsa contenía aceite, vinagre, ajo y tomate. Fueron los pueblos del nordeste de Italia, ricos en plantas de albahaca, los que incorporaron ese ingrediente a la “agliata”. El enorme tráfico de entrada y salida en aquel puerto, fue el responsable de que la receta se expandiera como la pólvora por toda Italia, apareciendo así variaciones con ingrediente regionales de Trapani, Sicilia…

Como curiosidad, seguro que muy pocos sabréis que el respeto que existe en Italia hacia esta salsa es tal, que en Genova existe hoy en día el “Consorcio del Pesto“, un organismo creado con la misión de conservar la autenticidad de la receta, recomendando siempre realizarla de forma manual sin emplear nunca aparatos eléctricos.

En cuanto a la palabra “pesto”, tiene un significado en italiano: “machacar”. ¿Y por qué “machacar”? Porque es lo que haremos con ayuda del mortero si queremos conseguir una buena salsa. Por lo tanto, el nombre de esta salsa proviene del término genovés “pestare”, o lo que es lo mismo: “machacar en mortero”.

Y ahora sí. Ahora que ya conocemos un poco mejor a esta deliciosa y aromática salsa, voy a compartir con vosotros los ingredientes y la mejor forma de saber como hacer pesto… vamos, aquí viene la ‘pesto-receta‘!! 🙂

Tiempo de preparación: 10 minutos.
Dificultad de realización: Muy fácil.

Ingredientes necesarios para preparar salsa pesto:
  • 100 gramos de hojas de albahaca fresca no muy grandes.
  • 45 gramos de piñones.
  • 1 diente de ajo.
  • 40 gramos de queso Parmesano en bloque.
  • 1 cucharada pequeña de sal gorda.
  • 20 gramos de perejil fresco.
  • 50 centilitros de aceite de oliva virgen extra.
Preparación de la salsa al pesto:

· Yo siempre recomiendo que preparéis la salsa el día anterior, consiguiendo así sabores más intensos y homogéneos. Lo primero que debéis hacer es lavar las hojas de albahaca, habiendo eliminado los tallos previamente. Una vez las hojas estén secas, hay que picarlas junto al perejil con un buen cuchillo, obteniendo una mezcla uniforme. Lo introducimos todo en el mortero.

Ingredientes receta salsa pesto
Ingredientes receta salsa pesto

· Picamos el ajo y mezclamos todo de nuevo.

· A la mezcla de albahaca, perejil y ajo, añadiremos los piñones con una cucharadita de sal y lo añadimos todo al mortero. En este momento, comenzamos a machacar toda la mezcla, mientras tanto vamos incorporando lentamente el queso. Poco a poco, los ingredientes irán obteniendo una estructura similar al paté.

· Cuando consigais una mezcla grumosa y uniforme, añadid el aceite y removed despacio con una cuchara, hasta que consigáis la textura perfecta de vuestra salsa al pesto.

· Como he dicho al principio, los aromas de esta salsa se dispararán notablemente si la dejamos reposar unas horas o incluso un día, eso sí, es importante que procuréis que en la superficie quede una capa de aceite para una mejor conservación.

Ahora ya podéis mezclar esta salsa pesto con una pasta fresca y teletransportaros al puerto de Genova! Si por algún casual os sobra un poco, no os preocupéis, podéis consumirla hasta dos o tres días después.

Recomendaciones a tener en cuenta:

Hay ciertas “normas” que debemos tener en cuenta a la hora de servir un plato de pasta al pesto. Lo primero es saber que esta deliciosa salsa está indicada generalmente para un tipo de pasta larga, tales como espaguetis, linguine, bucatini, fusilli lunghi, tagliatelle… etc. (Ups! Ahora no puedo dejar de pensar en hacer espaguetis al pesto).

Además, hay quienes recomiendan (y esto siempre será a gusto del consumidor) que previamente a mezclar la salsa con la pasta, conviene añadir un par de cucharadas de agua, la misma con la que hemos hervido la pasta, de esta forma conseguiremos restar espesor a nuestra salsa al pesto.

Como último detalle, y esto algo que muy pocos hacen, es que no debemos volcar nunca la salsa sobre la pasta, si no que sea la pasta la que cubra una cantidad de pesto depositada en el plato, después será cada comensal el que realice la mezcla pesto/pasta a su gusto.

Otras formas de hacer salsa de pesto

Además de la clásica salsa al pesto de color verde (propio de la albahaca), existe también el pesto rojo, también conocido como pesto siciliano, al cual a los ingredientes arriba mencionados, se le añaden tomates secos y guindilla, aportándole un toque picante que funciona tremendamente bien con muchos platos. Más adelantes compartiré con vosotros otro post sobre esta modalidad de pesto.

¡Buen provecho ‘pesteros’!