Conservación. Preguntas y respuestas.

Muchas veces nos ocurre que hacemos cualquier tipo de salsa, y por la razón que sea, nos acaba sobrando una buena cantidad que por supuesto, no queremos tirar. Es en este momento cuando nos surgen varias dudas… ¿cómo la congelo?, ¿cuá será la mejor forma de descongelarla después? ¿al baño María? ¿en el microondas? una vez la descongele, ¿durante cuánto tiempo podré conservarla en la nevera?… Pues bien, para responder a todas estas dudas. Como este blog se llama “salsapesto”, vamos a hacer caso a las recomendaciones que nos dan desde el mismísimo “Consorcio del Pesto”, ¿lo recordáis? hablamos de él en el post anterior

He hecho pasta para cinco personas y se me ha ido la mano cocinando salsa pesto, ¿puedo congelarla?

¡Por supuesto! Cualquier cosa antes que tirar una deliciosa y aromática salsa al pesto! 🙂 No hay problema si congelas tu salsa. Lo único que deberás tener en cuenta es que para hacerlo de la forma más adecuada. No añadas aceite de oliva a la salsa que vayas a congelar, ya que de esta forma el proceso de congelación afectará mucho menos a su aroma y propiedades. Una vez la hayas descongelado y vayas a utilizarla, añádele, ahora sí, el aceite que necesite.

Me han invitado a una comida de amigos y me han encargado llevar la salsa pesto. ¿Cuál es la mejor forma de almacenarla? ¿Y en caso de viajes largos?

Si vamos a preparar una salsa pesto, pero no la vamos a consumir inmediatamente, debemos conservarla en frío. En caso de que se vaya a transportar durante un viaje largo, debemos mantener esa temperatura con la ayuda de una nevera portátil con algunos hielos, o colocar el recipiente cerca de las salidas de aire acondicionado. Además, nada de dejarla en el interior del coche al sol!

Muchas veces, preparo un poco más de salsa pesto para poder congelarla y disponer de ella siempre que quiera. ¿Cuál es la forma más recomendable de descongelarla después sin que pierda sus propiedades?

Según el “Consorcio del pesto”, la mejor forma de descongelar una salsa pesto es al baño María, insertando el recipiente en el que fue almacenada en una cacerola y llevando el agua a ebullición poco a poco.

Tras preparar mi salsa pesto, ¿durante cuánto tiempo podré consumirla manteniéndola en la nevera? ¿Cómo puedo reconocer que una salsa al pesto ya no puede consumirse?

Si almacenas salsa de pesto en un recipiente en tu nevera para consumirla días después, hay un truco muy importante que le ayudará a mantener mejor sus propiedades: cubre su superficie con una fina capa de aceite y mantenla fuertemente cerrada, esto hará que no se oxiden sus componentes y pueda aguantar de 5 a 6 días sin problemas. Si tu salsa pesto tiene un sabor ácido, es por el deterioro del queso, por lo que ya no podrás consumirla y tendrás que volver a buscar la “pesto-receta” para cocinarla de nuevo! 🙂