5 curiosidades sobre el pesto

Como buenos amantes de la salsa pesto, queremos compartir con vosotros una serie de curiosidades que probablemente no todos conozcáis. Allá vamos!

1. Distintas hojas…

La albahaca utilizada como ingrediente principal del pesto genovés, no es la misma que la que se utiliza al sur de Italia (Nápoles, Palermo, Bari…) para hacer platos como la ensalada Caprese o la pizza margarita. Las hojas de albahaca que se utilizan son más pequeñas, ya que tiene un sabor mentolado mucho más suave. Esto aporta un sabor más equilibrado entre todo los ingredientes.

2. La albahaca perfecta
Albahaca de Prá, Italia
Albahaca de Prá, Italia

Se dice que la albahaca perfecta, es la que se produce en Prá. Una localidad en la provincia de Génova de 22.000 habitantes, situada entre Voltri y Pegli. Desde 2005, y gracias a su clima templado y seco, este lugar ostenta la D.O.C (Denominación de Origen Controlada), ya que la calidad de su producción ha sido reconocida por el gobierno europeo. Ubicado entre el mar y la montaña, en Pra se cultiva albahaca desde tiempos inmemoriales en invernaderos a gran altura sobre el nivel del mar.

3. Pesto sin pecorino

Aunque la tradicional receta de pesto está compuesta por queso parmesano y pecorino (queso de oveja) rallado, no es difícil encontrar en Génova esta salsa sin utilizar pecorino. Son muchos los que la prefieren sin queso de oveja, ya que le aporta un toque ‘picante’ a la salsa.

4. ¿Pesto en el súper?

No somos nada partidarios de comprar salsa pesto ya hecha. Para casos extremos, os damos una recomendación a la hora de elegir una salsa pesto en el súper: coger siempre la que mantienen en nevera, ya que generalmente esta es la que tiene menos conservantes y es mucho más natural.

5. ¿Mortero o batidora?

En Génova (y en el mundo) existen dos únicas formas de hacer la salsa pesto: con mortero o con batidora. Por supuesto, los entendidos defienden a capa y espada que el verdadero pesto hay que hacerlo únicamente con mortero. Jamás con aparatos eléctricos, ya que destruyen las propiedades de sus ingredientes y por tanto cambia su sabor.